Todas las opciones son buenas, aunque son formas diferentes de vivir tu curso en el extranjero.

Con un familia podrás experimentar una inmersión completa en tu destino, conociendo sus costumbres desde dentro y con una inmersión 24h. de la forma más acogedora.

En un residencia o piso compartido podrás disfrutar de un ambiente internacional, donde vivirás con estudiantes de diferentes culturas con total libertad.